¿Merece la pena adquirir una impresora 3D?

¿Merece la pena adquirir una impresora 3D?

Muchas empresas, como nos dicen desde Sicnova3d.com, les suelen preguntar a ellos, como especialistas en impresoras 3D, si quieren adquirir una impresora 3D o realizar un encargo de las primeras piezas. Una decisión que como es normal es necesario meditarla y decidir en consecuencia.

Contar con una impresora 3D en la oficina

Tener una impresora 3D y tenerla en nuestra oficina o en un taller, es normal que sea la primera opción a considerar siempre que se quiere instalar una impresora de este tipo en una empresa.

Existen ciertos casos en los que adquirir una impresa 3D es una inmejorable opción. Vamos con las ventajas:

  • Contar con la impresora 3D totalmente disponible a diario.
  • Hay que tener en mente que los costes de fabricación los vas a asumir tú, por lo que el coste de los servicios de impresión en 3D se reducen considerablemente.
  • Es posible ampliar materiales más allá del propio catálogo que existen en el servicio de impresión en 3D.
  • Cuando se trabaja bien, incluso se puede llegar a tener en el mismo día el prototipo.

Como ves todo este tipo de razones son verdaderas y es posible plantearlas, pero ¿se tiene todo esto verdaderamente en mente?

La impresión3D tiene muchos costes ocultos que hay que pensar en ellos. Si solo vas a utilizar la impresora de forma ocasional o deseas hacer un tipo de pruebas, puede que merezca mucho la pena el solicitar piezas en un servicio externo.

¿Adquirir una impresora u optar un servicio de impresión externo?

Adquirir una impresora 3D y que esté en nuestro taller u oficina es una buna opción, pero como decimos tiene unos costes. Lo cierto es que cada caso o negocio es distinto.

Si se desea ir más rápido a la hora de desarrollar un producto, el ahorro en cuanto a tiempo es evidente, pues se puede poner una pieza y contar con ella al día siguiente. La impresora nos da una velocidad a la hora de desarrollar los productos mucho más rápido, por lo que es bastante conveniente para el sector de la ingeniería, arquitectura, etc.

Si por el contrario no solemos imprimir demasiadas piezas, quizá el dinero que hay que invertir en ella es posible que sea demasiado alto para después no utilizarla.  En el caso de que se impriman prototipos de gran tamaño, aquí sí que puede merecer la pena utilizar el servicio de impresión 3D en lugar de que los empleados tengan que estar haciendo pruebas.

En el caso de necesitar la opinión de un experto en impresión en 3D, de las mayores ventajas es tener la opinión de un equipo que ya haya impreso muchas empresas como la tuya.

Cuando se quiere que las piezas tengan gran detalle, lo mejor es utilizar impresión 3D SLA en resina, aunque también hay que tener en cuenta que es bastante contaminante, por sus vapores tóxicos, donde por este motivo el ambiente no es de lo más adecuado para estar en una oficina.

En el caso de que se necesiten cortas, las impresoras 3D suelen tener el problema de que comienzan a fallar cuando se quiere imprimir decenas de piezas en ellas y hay que entregarlas a los clientes con fechas cerradas. Aquí un servicio externo profesional puede ser bastante útil.

Pensemos que la impresora 3D es una herramienta de gran utilidad en las oficinas para el desarrollo de los productos y que si se tiene una buena carga de trabajo para ella, puede ser interesante utilizarla y ser rentable a pesar de los costes.

Si optas al final por esta solución, merece la pena elegir una máquina profesional de tal forma que evites los problemas en cuanto a fiabilidad y puedas aprovechar al máximo el tiempo de que dispongas tú o tu empresa.

Ya has podido ver cómo las impresoras 3D consumen tiempo y recursos de la empresa. Con ello no queremos decir que el invertir en una impresora no sea una inversión de gran rentabilidad, pero también hay que hacer una evaluación del uso que se le va a dar, porque tampoco parece muy inteligente invertir tanto dinero para que al final termine siendo un mueble más de la oficina. Igualmente puede estropearse al poco tiempo de usarse y que nadie quiera repararla.

Comprar una impresora 3D profesional

Si se quiere tener una impresora 3D en la empresa, siempre hay que optar por soluciones profesionales y donde además siempre tenga un soporte de gran potencia para no tener que ocuparse del mantenimiento ni que pueda llegar a fallar cuando más se necesite.

Son particularmente interesante las que tienen chasis de aluminio y contar con fusor que pueda fundir la totalidad de materiales y una base de gran flexibilidad para poder retirar las piezas con rapidez y volver a la impresión.

En cuanto a las marcas de impresoras profesionales hay un gran número de ellas, pero lo cierto es que es normal que la totalidad de ellas terminen teniendo algunos problemas en lo técnico durante su vida útil, por lo que merece la pena optar por una marca lo más fiable posible, pero también tener la debida formación para que cuando se compre la impresora se minimicen los errores que pueda haber en las operaciones y cuenten con un buen servicio técnico durante la vida en funcionamiento de la máquina en cuestión. Hay que pensar, sin duda, en que son unos factores cuando se quiere adquirir una impresora útil para usos profesionales.

Conclusiones

Lo cierto es que después de lo comentado, hay que tener en cuenta que los usuarios actualmente cuentan con multitud de herramientas que pueden ayudar a tomar la decisión de si se debe adquirir una impresora 3D en la empresa. Si piensas que puede ser rentable y la vas a usar, desde luego que es una atractiva opción para que la moderna impresión 3D en tu empresa entre por la puerta grande.

En el caso de que no quieras comprar o si la que tienes se queda corta para determinados trabajos, te tocará buscar una empresa externa que pueda hacer la pieza que necesites.

Deja una respuesta