YouTube no es solo para subir vídeos

YouTube no es solo para subir vídeos

El mundo puede temblar ante la influencia de algunos personajes de internet, o mejor llamados “influencers”, que son capaces de movilizar grandes masas de seguidores con un fin concreto, ya sea comprar un bien o dilapidar a otra figura pública. Esto es algo con lo que las redes sociales no contaban, la aparición de personajes famosos solo por su estilo o contenido que adquieren poder a base de likes y retwits .

Esta situación se ha dado en redes sociales como Instagram recientemente, pero la realidad es que llevamos años con esta moda, ya que las redes sociales como Vine (ya desaparecida, pero con planes de volver) sacaron a figuras como Logan Paul, polémico por sus videos faltos totalmente de moral alguna.

Pero hoy no venimos a hablar de influencers, o mejor dicho no directamente sobre ellos. Ya que el tema de hoy lo vamos a centrar YouTube, en concreto en las relaciones entre los creadores de contenido y la legalidad que se debe de llegar para que no te lleguen demandas o comprobaciones de hacienda.

Para ello vamos a hablar sobre temas de mucha importancia, porque no olvidemos que YouTube puede convertirse en tu trabajo, y que como todo trabajo tiene unas formalidades que se tiene que cumplir, aunque tu puesto de trabajo sea en frente del ordenador de tu habitación con el pijama y las pantuflas puestas.

Hay que tener un buen asesoramiento legal para triunfar

En el libro Padre Rico Padre Pobre de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter cuentan la historia de un hombre cuyo padre biológico no quería saber de inversiones, al contrario que el padre de su mejor amigo que era un empresario y que triunfó en el mundo de los negocios, igual que el protagonista. Este libro es muy recomendado para saber cómo funciona el flujo del dinero, pero también para entender porqué debes de pagar bien a tus asesores fiscales y laborales. Vamos al grano.

YouTube no es un mundo de piruleta, es una plataforma realmente competitiva en la que triunfar depende tanto de tu habilidad como creador de contenidos, como de los patrocinadores que consigas. Porque estar delante del ordenador grabando y editando lleva un trabajo realmente grande, a pesar de lo que se pueda pensar, y por ello se cobra.

Hay varios aspectos que los YouTubers no manejan cuando empiezan a ganar dinero o tienen oportunidad para ello. De esto es algo de lo que no se habla, pues parece que hay un mundo oculto en la plataforma en lo que respecta al dinero y la relación con los partners, porque la información se filtra tan poco como el dinero que se gana en la plataforma.

Pues bien, respecto a los partners lo que tenemos que decir es que hay que tener mucho cuidado. La mayoría de partners que se quieren promocionar en Internet lo hacen mediante contratos, que es lo adecuado, pero si no sabes entender un contrato estás en un apuro, pues puedes comprometerte a cosas que no sabías.

También está todo lo relacionado con la marca y derechos de imagen, que pueden llegar a valorarse económicamente a precios desorbitados. El Rubius es una marca que puede vender mucho, pero en el caso de que se realicen logos o merchandising hay que procurar registrarlos para que no los copien.

La privacidad es un tema importante, sobre todo después de que entrase en vigor el GPDR, ya que las multas que se derivan del mismo pueden ser bastante altas. Ten en cuenta que el contenido de tus videos no puede revelar datos a los que no se te ha dado permiso acceder o revelar.

Y por último, vamos a hablar de los impuestos que debes pagar, ya que los ingresos de YouTube son un ingreso que debes declarar en la declaración del IRPF. La mayoría de los YouTubers no saben de impuestos, y la mejor opción para no tener problemas es acudir a un asesor fiscal y laboral que te aconseje una estrategia para pagar lo que te corresponde, sin tener que irte a Andorra. Desde MMDVM recomendamos a Trámites fáciles Santander por su capacidad para ofrecer servicios globales que cubren todas las necesidades.

Deja un comentario